jueves, 11 de mayo de 2017

Entrevista a María Nieves Michavila Gómez

1. ¿Cómo empezaste a escribir tu libro “Voces desde el más allá de la historia”?

Empecé con la idea de escribir sobre la historia de mis antepasados, partiendo de la tradición oral que me había llegado acerca del asesinato de mi tatarabuelo Federico Puig Romero y la protección especial ofrecida por la reina Isabel II a la viuda y huérfanos. Existía otro rumor en la familia acerca de que este tatarabuelo era en realidad el padre del rey Alfonso XII, hijo de Isabel II. Esto nunca me lo había tomado demasiado en serio pero sí el asesinato, que me estremecía escuchar de boca de mi abuela cuando era niña. En el año 2001 me planteé seriamente investigar sobre ello y determinar si existía una relación entre el asesinato y esta presunta paternidad, caso de ser cierta.


No imaginaba en qué me estaba metiendo y todo lo que iba a descubrir sobre un pasado muy negro que vincula a mis antepasados con la dinastía Borbón.


2. ¿De qué trata tu libro?

El libro saca a la luz la participación de la dinastía Borbón en el encubrimiento de las auténticas circunstancias del asesinato de mi tatarabuelo Federico Puig Romero en la sublevación producida en el cuartel de San Gil el 22 de junio de 1866. La forma en que trascendió al público este asesinato no esclarecido es distinta a cómo la vivieron su esposa y dos hijos, testigos de cómo entraron a su vivienda y le dispararon sin opción a defenderse, amenazando también con matar a los niños. Esto no formaba parte del plan revolucionario iniciado en el cuartel de San Gil con el fin de derrocar a la reina Isabel II. La alteración sorpresiva de los planes iniciales con el asesinato de Federico influyó decisivamente en el fracaso de la revolución, produciéndose en los días siguientes una sangrienta represión del gobierno con oleadas de fusilamientos a los sargentos y soldados apresados. Isabel II y su gobierno ocultaron cómo ocurrió el asesinato de Federico, al parecer el verdadero padre del hijo de Isabel II, contrariamente a lo que se ha divulgado hasta ahora acerca de que fue el oficial de ingenieros Enrique Puigmoltó y Mayans. En el libro me planteo la posible relación entre el asesinato y esta presunta paternidad secreta, además del turbulento pasado junto a Fernando VII que dio como resultado hijos presuntamente hermanos de Federico e Isabel II a la vez. Las consecuencias del asesinato de Federico tienen el alcance suficiente como para detonar un gravísimo conflicto en el cuerpo de artillería que en 1873 que sería determinante para la abdicación de Amadeo I de Saboya y el inmediato surgimiento de la primera república en España.


3. ¿Escribir este libro te ha creado enfrentamientos dentro de tu familia?

A mí no, pero puede que esta historia oculta enfrentara posturas entre sus distintos miembros en épocas pasadas. El padre de mi abuela mantuvo total mutismo sobre ese tema a lo largo de su vida. Las causas de su separación del ejército nunca quedaron claras y se dieron varias versiones en la familia. De sus hijos la única que mostró interés por el pasado fue mi abuela, que obtuvo la información sobre el asesinato por vía indirecta. Que me llegara esto a mí fue casi de milagro.

María Nieves Michavila Gómez

En cuanto a la información sobre la paternidad de Alfonso XII, era más secreta aún y a mi abuela se le había ocultado por sus dos hermanas una prueba de esta paternidad. Siendo ya octogenaria otra fuente familiar le reveló que su abuelo había sido el padre de Alfonso XII, pero nunca supo el fundamento de esta afirmación. Murió sin haber llegado a conocer la existencia de la prueba que hallé en mi investigación: una carta dirigida por el rey Alfonso XII a los hijos de Federico Puig Romero, diciéndoles “mis queridos hermanos”.


4. ¿Qué es lo que te motivó a escribir este libro?

El motivo del inicio de todo este proceso fue mi promesa de escribir sobre nuestro pasado cuando falleció mi tío Federico Gómez Puig en 2000. No imaginaba que esta investigación durara tantos años y llegara a manejar tal volumen de información. Los hechos que saco a la luz los considero de interés público, pues queda patente la participación del estado a lo largo de varios gobiernos en ocultar las circunstancias de este asesinato, relacionado directamente con el surgimiento de la primera república. En este asesinato hay involucrada gente de lo más elevado del poder, incluidos los generales Prim y Serrano. Se destapa además un tenebroso pasado, con muertes en extrañas circunstancias de los padres de Federico hallándose involucrado Fernando VII, bajo cuyo yugo queda sometida esta familia hasta que ocurre algo inesperado y cambia abruptamente la conducta de este rey hacia los Puig Romero. 


5. ¿Ha tenido un gran alcance este libro en universidades reconocidas?

El 4 de mayo pasado fue un día muy importante para el recorrido de este libro. Se presentó en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Valencia, algo nada sencillo para quienes no están vinculados a esta universidad, como era mi caso. Son muchos los libros que optan a ello y lograrlo supone el reconocimiento y aprobación tras haber superado la prueba de que un catedrático de la universidad lo evalúe. Para mí era aún más difícil pues la catedrática que lo hizo fue Isabel Burdiel, quien obtuvo el Premio Nacional de Investigación de Historia por Editorial Taurus en 2011 con su biografía sobre Isabel II. En mi libro aporto datos inéditos sobre esta reina, su padre e hijo, así como acontecimientos políticos que no han sido tratados en su biografía. Como dijo el Vicedecano Miguel Requena en la presentación de mi libro, de haber conocido ella antes mi libro seguramente esa biografía habría sido diferente. Lograr obtener su aprobación y que considerara mi libro como una importante aportación al reinado isabelino implica el reconocimiento al valor de esta investigación. El libro fue elogiado en el acto por el Vicedecano de Cultura y Promoción Estudiantil Miguel Requena Jiménez. Asimismo tengo la opinión favorable del catedrático de la Universidad Complutense de Madrid Juan Francisco Fuentes. Se ha catalogado en prestigiosas universidades de Norteamérica y Canadá: Yale, Columbia, Arizona, California, Pennsylvania y Toronto. Se halla también en la biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, la biblioteca pública de New York y la Biblioteca Estatal de Baviera, especializada en investigación.


6. ¿Qué es lo que más te impactó de toda la información que recabaste?

Sin duda la tragedia de Gertrudis Romero, madre de Federico. Su vida cambió radicalmente cuando se cruzó en el camino de esta familia Fernando VII. Su marido militar fue apartado de su familia y muerto en extrañas circunstancias falseándose su defunción, y ella quedó embarazada estando su marido ausente, siendo llevada a palacio como azafata de la reina María Isabel de Braganza. Ella y sus hijos pasaron a depender enteramente de los designios del absoluto Fernando VII durante años hasta que la tacha a ella y su familia de caídos en desgracia.

Fernando VII

Despedida de palacio y despojada de sus derechos, a los pocos meses muere en extrañas circunstancias siendo enterrada mediante oficio funeral de secreto costeado por el bolsillo de Fernando VII. Los huérfanos, en la indigencia, sufren las iras del absoluto. Entre ellos, Federico, cuyo destino al parecer se repite de forma similar al de su madre más adelante con la hija de Fernando VII, Isabel II.


7. ¿Quién es Federico Puig Romero y qué papel cumple en tu libro?

Federico Puig Romero es el quinto de los siete hijos de Vicente Puig y Gertrudis Romero, que ya viuda sería madre de otros dos hijos, Juan y Fernanda, presuntamente del rey Fernando VII, pero oficialmente de un matrimonio tapadera celebrado en palacio. Transcurren tres años desde la muerte de la madre de Federico hasta que vuelve a emerger la familia al ocurrir algo que hace cambiar a Fernando VII del más puro despotismo a todas las concesiones. Federico se hace oficial de artillería, algo privilegiado por aquel entonces. Mantuvo relación con altos militares de aquel tiempo como los generales Serrano y O’Donnell. También con el divulgado padre de Alfonso XII, Enrique Puigmoltó y Mayans, que pudo servir de cortina de humo para cubrir a Federico. Estoy convencida de que Federico no buscó la cercanía de Isabel II a nivel íntimo, y si fue elegido por la reina no tuvo más opción que acceder a sus caprichos, como ocurrió a su madre con Fernando VII. ¿Se podía negar algo a los reyes entonces? Lo llamativo es que no siendo alguien relevante en la política como por ejemplo el general Prim, mucha gente del poder se haya tomado demasiadas molestias en justificar su asesinato: Isabel II y su gobierno, el ayudante del general Prim Baltasar Hidalgo de Quintana, Alfonso XII y hasta un hombre fuerte del régimen franquista que fue preceptor de Juan Carlos I. El hecho de que se haya recurrido a falsear información de su asesinato por un historiador da mucho qué pensar. ¿Qué hay detrás de ello para que sea tan importante ocultar lo que realmente ocurrió el 22 de junio de 1866? 


8. ¿Qué opinión te merece tu tatarabuelo?

Lo que he averiguado indica que no obtuvo el más mínimo beneficio de su supuesto affaire con la reina, aparte de guardar su secreto, a diferencia del resto de amantes de Isabel II, que usualmente obtenían cargos políticos, ascensos o recompensas. Nada de eso se refleja en su expediente. Dudo mucho por tanto que fuera él voluntariamente a buscar esta proximidad a la reina, teniendo en cuenta la terrible experiencia de su madre junto a Fernando VII. Como oficial de artillería, era un hombre de honor, y nada en su expediente demuestra lo contrario. Las opiniones que he recogido son buenas, salvo en alguna versión falsa de su asesinato que intenta buscar el móvil de venganza para justificarlo. Federico frecuentaba a su tío Antonio Puig, un hombre altruista y de rectos principios, así que deduzco que él también lo era. Fue estudioso, aplicado y, si me atengo al testimonio de mi abuela sobre el asesinato, muy querido por sus subalternos, pese a que alguna publicación haya querido desvirtuar esto para hallar un móvil del asesinato, que todo hace pensar viene de arriba y los sargentos ejecutores traicionaron también a sus compañeros revolucionarios que no contemplaban la posibilidad del asesinato sino únicamente la de apresar a los jefes y oficiales. En mi libro dejo además al descubierto el afán de Alfonso XII, su supuesto hijo, por intentar buscar justicia y acercarse a los Puig. 


9. Existe una leyenda que afirma que los Borbones realmente no son Borbones. ¿Qué significa esto? ¿Se sostiene históricamente?

Probablemente te refieras a lo que consta dijo la madre de Fernando VII a su confesor poco antes de morir, acerca de que ninguno de sus hijos era Borbón porque no eran de su esposo Carlos IV, y por tanto se había extinguido la dinastía. En mi libro investigo esta carta y su posible relación con el cambio abrupto de Fernando VII hacia los Puig Romero a partir de 1827, así como la existencia de documentos comprometidos para el rey absoluto.

Carlos IV

En cualquier caso, dada la conocida promiscuidad de los Borbones y su desmedida afición al sexo, es difícil asegurar cuáles son hijos legítimos y cuáles no. Isabel II se casó con su primo Francisco de Asís, del cual se decía era homosexual, y sin embargo ella se las arregló perfectamente para dar a luz una numerosa prole, barajándose diversos candidatos para padre de cada uno de sus vástagos reales. El esposo de Isabel II intentaba deslegitimarla intentando hallar pruebas de estas paternidades. Eran Borbón porque llevaban el apellido, pero si tenemos en cuenta que la monarquía se basa en la continuidad de una estirpe, cae por su propia base a juzgar por estos hechos.


10. Te has informado mucho sobre la monarquía borbónica en España. ¿Qué opinión te merece la actual monarquía?

Considero que la monarquía en España se extinguió cuando el pueblo eligió democráticamente una república en 1931 y Alfonso XIII partió al exilio. Ya lo había hecho en 1868 Isabel II y se restauró la monarquía por un militar en 1874 con Alfonso XII. Ocurriría lo mismo en 1975, cuando se restaura la monarquía borbónica por un dictador, lo que a mi juicio no le confiere ninguna legitimidad. Pienso que debería consultarse la voluntad del pueblo para decidir qué régimen de gobierno quiere: monarquía o república. Respecto al actual monarca, sigue una tradición familiar y no tiene culpa de ser rey, pero sus súbditos no han elegido serlo. Creo que es hora de que eso cambie. 


11. ¿Y sobre la Segunda República Española?

Como he dicho, fue una elección del pueblo, y por tanto legítima. Lamentablemente fue fulminada por un golpe de estado que como ya sabemos propició la terrible guerra civil que perdieron los republicanos. Aquella joven república permitió avances muy importantes en materia de educación e igualdad, rompiendo con aquel sistema injusto que favorecía a las clases pudientes y mantenía en el atraso y la ignorancia a las menos favorecidas.

proclamación de la Segunda República Española , Madrid 14 de Abril

Mi madre nació en 1925 y vivió la educación de la república, que era muy buena, según me contaba. La mujer empezó a tener oportunidades y papel en la sociedad, y la dictadura franquista dio al traste con todos esos avances. Lamentablemente todo lo logrado se perdió cuando se abortó la república, lo cual supuso para España muchos años de retroceso.

12. ¿Esperas encontrar más información de tu tatarabuelo Federico Puig Romero ?

Ojalá la consiguiera. Uno de mis objetivos al publicar este libro es animar a los especialistas e historiadores a plantear una revisión histórica de los acontecimientos del 22 de junio de 1866, sobre los que he hallado falsedades e irregularidades. Tal vez entonces puedan encontrarse las diligencias sobre su asesinato, que brillan por su ausencia en el expediente de los acontecimientos. Las conclusiones a que he llegado han sido por vía indirecta, pues cuando se ocultan pruebas es imposible hacerlas desaparecer todas, y eso me ha permitido hallar los puntos por donde que he podido indagar. No sé si algún día pueda hallarse su autopsia y los datos sobre el fusilamiento del asesino que raudamente buscó el gobierno para cerrar el caso cuando se había filtrado en prensa una noticia que corroboraba la versión de mi abuela. No pierdo la esperanza de que esos puntos oscuros puedan llegar algún día a esclarecerse. Mientras, ofrezco al lector información novedosa sobre hechos ocultos de nuestra historia por lo más elevado del poder para que juzgue y opine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario